Noticias

La Triquinosis

La triquinosis es una enfermedad parasitaria producida por diversas especies de nemátodos del género Trichinella. La principal fuente de infestación en humanos es la carne y otros productos derivados del jabalí o cerdo. En la Unión Europea su incidencia es muy baja, y los pocos casos detectados se deben por consumo de carne de caza poco cocinada o por animales sacrificados en mataderos clandestinos sin las necesarias garantías sanitarias ni control veterinario.

La triquinosis es una enfermedad parasitaria producida por diversas especies de nemátodos del género Trichinella. La principal fuente de infestación en humanos es la carne y otros productos derivados del jabalí o cerdo. No obstante, otros animales pueden actuar como reservorios de la enfermedad: perros, gatos, zorros, ratas o caballos.

En la Unión Europea su incidencia es muy baja, y los pocos casos detectados se deben por consumo de carne de caza poco cocinada o por animales sacrificados en mataderos clandestinos sin las necesarias garantías sanitarias ni control veterinario. No obstante, en otros países su incidencia es mucho mayor, de ahí que sea necesario aumentar las precauciones en caso de viajar a países en los que la triquinosis está más extendida.

Prevención
La prevención de la triquinosis es sencilla: cocinar adecuadamente los productos derivados del cerdo, a una temperatura superior a 70º. La congelación a menos de -20 ºC también elimina al parásito. Debe tenerse en cuenta que otros métodos de preservación (ahumado, encurtido) no eliminan el parásito.

Mecanismo de transmisión
El mecanismo de transmisión es la ingestión de carne cruda o poco cocinada que contiene larvas enquistadas del parásito. En la literatura médica se han descrito brotes producidos por carne de caballo, o por hamburguesas con mezcla de carne de cerdo.

No es posible la transmisión directa de persona a persona.
 

La carne contaminada contiene larvas de triquina, un nematodo o gusano. Estas larvas maduran en el intestino hasta convertirse en gusanos adultos. Estos se reproducen y producen larvas que se insertan en el tejido muscular. El sistema inmunitario reacciona, y envuelve las larvas en quistes.
 

Síntomas y curso de la enfermedad
La enfermedad cursa de forma muy variable en humanos, en función del individuo, su estado inmunitario y la cantidad de larvas ingeridas. La manifestación clínica puede ir desde una infestación asintomática a cuadros severos con complicaciones neurológicas y cardiológicas (miocarditis, encefalitis, meningitis, neumonía…) que, de no ser tratadas, pueden provocar la muerte del paciente.
 
 
Los casos sintomáticos (algunos casos no presentan síntomas) presentan fiebre, dolor muscular, hinchazón y dolor alrededor de los ojos. Otros posibles síntomas son sed, sudoración, escalofríos, debilidad y cansancio. Si el parásito se inserta en el diafragma, también puede provocar dolor en el pecho.
 

El período de incubación varía en función de la cantidad de parásitos ingerida: puede variar entre cinco y 45 días. Por lo general, el período medio de incubación es de unas dos semanas.
 

Tratamiento
La triquinosis es tratada con un antiparasitario llamado albendazol. Este es compatible con la lactancia materna.
 
 
Una infección puede proporcionar inmunidad parcial en algunos casos.