Noticias

Investigan nuevas terapias para curar el hígado graso no alcohólico

Un grupo internacional de investigadores ha identificado el mecanismo que causa una acumulación de grasa en el hígado en la enfermedad conocida como hígado graso no alcohólico o esteatosis hepática, además de investigar posibles tratamientos con los que revertir dicho mecanismo.

Revertir el proceso de la esteatosis
El estudio, publicado por la revista Nature Communications, indica que las células hepáticas senescentes acumulan grasa debido a que las mitocondrias (la “batería” de las células) quedan dañadas y no puede emplear correctamente la grasa como combustible, lo cual hace que ésta se acumule. Los autores del estudio emplearon métodos farmacológicos y genéticos para “eliminar” las células senescentes en ratones de laboratorio, a fin de reducir la acumulación de grasa en el hígado, restaurando la función normal del hígado. La coordinadora del estudio, la Dra. Diana Jurk de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), comentó que “a medida que envejecemos, acumulamos daños celulares. Hemos demostrado que estas células más viejas acumulan ese exceso de grasa debido a su ineficiente mitocondria. Pero lo realmente excitante es que hemos podido revertir este daño en ratones mediante la eliminación de estas células viejas y gastadas, lo cual abre la puerta a una potencial cura”.

Se emplearon dos métodos para eliminar las células senescentes: en el primero, se utilizaron ratones modificados genéticamente en los cuales las células desgastadas y senescentes podían ser “desactivadas”, mientras que en el segundo se utilizó una combinación de drogas (dasatinib y quercetin, D+Q) que se sabe que matan células senescentes. Ambos métodos fueron igualmente exitosos para reducir la acumulación de grasa en el hígado causada por una dieta rica en grasas o por el envejecimiento.

¿Qué es el hígado graso no alcohólico?
La esteatosis hepática o hígado graso no alcohólico es la acumulación de grasa en las células hepáticas que no es causada por la ingesta de alcohol. También se le conoce por las siglas inglesas NAFLD (Non Alcoholic Fatty Liver Disease). Se trata de una enfermedad que se asocia a la epidemia mundial de obesidad y sobrepeso y que afecta cada vez más personas en todo el mundo. Aunque se trata de un problema muy frecuente (en España, una de cada cinco personas presenta hígado graso) tan sólo en un 10% de afectados el hígado presenta inflamación y por tanto enfermedad. Esto representaría el 2% de la población general, que estaría en riesgo de desarrollar cáncer, cirrosis y/o necesitar un trasplante de hígado. La esteatosis hepática también se asocia a un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Resulta normal que haya cierta cantidad de grasa en el hígado, pero cuando éste supera el 5-10% (es decir, que el 10% del peso del hígado sea grasa) se considera que el hígado está afectado por esteatosis, o hígado graso. Se trata de una enfermedad de identificación relativamente reciente: las primeras publicaciones sobre esteatohepatitis no alcohólica no aparecieron hasta los años 80 del siglo pasado. La clave para diferenciar el hígado graso no alcohólico del hígado graso alcohólico es la cuantificación de la ingesta alcohólica previa al desarrollo de la enfermedad hepática.