Prensa

Un informe indica que en la mayoría de personas con alto riesgo de ictus no están siendo examinadas para detectar los factores de riesgo habituales

La investigación de Economist Intelligence Unit ha identificado diferencias significativas entre las guías recomendadas y la práctica clínica en la prevención del ictus en 20 países

Madrid, 28 de septiembre de 2017 – Una nueva investigación publicada por Economist Intelligence Unit (EIU), división de The Economist, revela que más del 75 % de las personas mayores de 65 años en todo el mundo, no están siendo evaluadas para detectar fibrilación auricular (FA) y otros factores habituales de riesgo de ictus durante las revisiones rutinarias en atención primaria, aunque esta sea considerada una población con alto riesgo de padecerlo. En el informe "Prevención del ictus: Evolución desigual” de la EIU, patrocinado por la alianza Bristol-Myers Squibb-Pfizer, se analizaron 20 países y se observó que los esfuerzos por controlar a las personas con factores de riesgo de ictus, como la FA y la hipertensión, varían en gran medida incluso en países con un sistema sanitario bien establecido y economías desarrolladas.

 

Según afirma Becca Lipman, editora de la división líder de EIU y de este informe: "Con 6,2 millones de muertes, el ictus es la segunda causa principal de muerte a escala mundial,[i] aunque podrían prevenirse cerca del 80 % de los casos.[ii] Tenemos la esperanza de que esta investigación aumente la conciencia y la urgencia sobre la detección de los factores de riesgo de ictus, incluyendo la FA y la hipertensión, y aporte recomendaciones sobre lo que se puede hacer en cada país para mejorar la prevención. Hay oportunidades críticas y urgentes para mejorar la detección, para que así un menor número de personas sufran las devastadoras consecuencias del ictus."

 

Para el informe “Prevención del ictus: Evolución desigual” se consideraron los esfuerzos en medidas para evaluar y reducir los riesgos de ictus en diferentes aspectos, incluyendo la concienciación, las prácticas de detección y las políticas. Algunos de los hallazgos clave son:

-          Existe una desconexión entre las buenas prácticas establecidas y la práctica clínica cotidiana. Por ejemplo, hay lagunas en la formación de los profesionales sanitarios sobre la identificación y el tratamiento adecuado de los riesgos de ictus.

-          La detección de la FA y la hipertensión sigue siendo baja y no se realiza con regularidad en la práctica clínica.

-          Las políticas futuras deberían centrarse en estrategias para mejorar el conocimiento de los factores de riesgo de ictus, implementar exámenes sistemáticos y  oportunos e incluir enfoques de intervención sanitaria tanto individuales como a nivel poblacional.

 

El Dr. Rory O’Connor, director médico de Pfizer Internal Medicine, afirma que "las personas con FA tienen al menos el triple de probabilidades de sufrir un ictus que aquellos sin esta afección.[iii],[iv],[v] Incluso,  mejoras modestas en el diagnóstico y el tratamiento de los factores de riesgo de ictus como la FA —respaldadas por colaboraciones entre profesionales sanitarios, abogados, legisladores y el sector privado— podrían prevenir muchos ictus y muertes relacionadas.[vi]"

 

El Dr. Christoph Koenen líder de desarrollo cardiovascular de Bristol-Myers Squibb, asegura: "Estamos comprometidos a apoyar el aumento de la detección precoz y el diagnóstico con el objetivo de reducir, en última instancia, la prevalencia de ictus relacionados con la FA en todo el mundo. Trabajando para implementar enfoques basados en la investigación, la alianza entre Bristol-Myers Squibb y Pfizer pretende reducir las diferencias que actualmente dejan a pacientes no diagnosticados y con un tratamiento insuficiente para la FA expuestos a un riesgo innecesario de sufrir un ictus."

 

Acerca de The Economist Research Initiative

Bristol-Myers Squibb y Pfizer patrocinaron la iniciativa Preventing Stroke: Unven Progress ("Prevención del ictus: Evolución desigual"), dirigida por The Economist Intelligence Unit (EIU), líder mundial en inteligencia de negocios global y el brazo business-to-business de The Economist Group, que publica The Economist. La EIU investigó los avances en la prevención del ictus y las políticas relacionadas de 20 países diferentes: Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, México, Países Bajos, Noruega, Rusia, Arabia Saudita y Sudáfrica, Suecia, Turquía, el Reino Unido y los Estados Unidos. La EIU elaboró ??un sistema de puntuación para evaluar el desempeño de cada país en cuatro categorías diferentes y realizó entrevistas en profundidad con expertos en salud cardiovascular e ictus, que se incluyeron en el informe final. Para más información y / o para acceder a la investigación, por favor visite

www.eiuperspectives.economist.com/healthcare/policy-approaches-stroke-prevention.

 

Acerca de la colaboración entre Bristol-Myers Squibb y Pfizer

En 2007, Bristol-Myers Squibb y Pfizer iniciaron una colaboración a nivel mundial para desarrollar y comercializar Eliquis® (apixaban), un anticoagulante oral de acción directa en investigación descubierto por Bristol-Myers Squibb. Esta alianza global combina la larga trayectoria de Bristol-Myers Squibb en el desarrollo y comercialización de medicamentos cardiovasculares con la relevancia a escala global de Pfizer y su experiencia en esta área.

 

Acerca de Bristol-Myers Squibb

Bristol-Myers Squibb es una compañía biofarmacéutica global cuya misión es descubrir, desarrollar y comercializar tratamientos innovadores que ayuden a los pacientes a superar enfermedades graves. Para más información sobre la compañía, visítanos en BMS.com o síguenos en LinkedIn, Twitter, YouTube and Facebook.

 

Pfizer, trabajando juntos por un mundo más sano®

En Pfizer, aplicamos la ciencia y nuestros recursos globales para traer terapias a las personas que extiendan y mejoren significativamente sus vidas. Nos esforzamos por establecer el estándar de calidad, seguridad y valor en el descubrimiento, desarrollo y fabricación de productos para el cuidado de la salud. Nuestro portafolio global incluye medicamentos y vacunas, así como muchos de los productos de salud más conocidos del mundo. Todos los días, los trabajadores de Pfizer trabajan en mercados desarrollados y emergentes para promover el bienestar, la prevención, los tratamientos y las curas que desafían las enfermedades más temidas de nuestro tiempo. En consonancia con nuestra responsabilidad como una de las principales compañías biofarmacéuticas innovadoras del mundo, colaboramos con los proveedores de atención médica, los gobiernos y las comunidades locales para apoyar y ampliar el acceso a una atención sanitaria confiable y asequible en todo el mundo. Durante más de 150 años, hemos trabajado para hacer una diferencia en todos los que confían en nosotros. Rutinariamente publicamos información que puede ser importante para los inversores en nuestro sitio web en www.pfizer.com.  Además, para obtener más información, visítenos en www.pfizer.com y síganos en Twitter en @Pfizer y @PfizerNews, LinkedIn, YouTube y en Facebook en Facebook.com/Pfizer.

 

  

# # # 

[i] Top 10 Causes of Death. (webpage) World Health Organization. Accessed on August 10, 2017. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs310/en/.

[ii] Myth vs. Fact: Stroke Facts (página web). National Stroke Association. Último acceso: 10 de agosto de 2017. http://www.stroke.org/understand-stroke/what-stroke/stroke-facts

[iii] January, C. T. (2014). ACC/AHA/HRS Guideline for the Management of Patients with Atrial Fibrillation. Circulation, 130, E212-E212. doi:10.1161/CIR.0000000000000041/-/DC1.

[iv] Wolf PA, Abbott RD, Kannel WB. Atrial fibrillation as an independent risk factor for stroke: the Framingham study. Stroke 1991;22: 983–8.

[v] Spodato LA, Cipriano LE, Saposnik G. (2015). Diagnosis of atrial fibrillation after stroke and transient ischaemic attack: a systematic review and meta-analysis. Lancet Neurol 2015; 14: 377-87.

[vi] Stroke Facts. The U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). (página web) Último acceso: 10 de agosto de 2017. https://www.cdc.gov/stroke/facts.htm