Noticias

Hallan asociación entre tabaquismo pasivo y TDAH

Un estudio publicado en Tobacco Control afirma que los niños fumadores pasivos tienen tres veces más posibilidades de desarrollar TDAH. La asociación es mayor cuanto mayor tiempo pasan expuestos al humo de tabaco.

TDAH y tabaquismo pasivo
El estudio, llevado a cabo por un equipo de investigadores coordinados desde el centro nacional de epidemiología, analizó los datos de la Encuesta nacional de salud española de 2011-2012. En ésta, los padres de más de 2.300 niños de edades comprendidas entre cuatro y 12 años informaron de cuánto tiempo quedaban sus hijos expuestos al humo de tabaco, así como a cuestionarios para evaluar la salud de sus hijos. A raíz de los datos recabados se determinó que un 8% de los niños tenían un trastorno mental potencial. El 7% de los menores eran fumadores pasivos durante menos de una hora al día, mientras que un 4,5% estaba expuesto al humo durante más de una hora al día.

Tras evaluar la salud mental paterna, estructura familiar y nivel socioeconómico, se vio que el primer grupo era un 50% más propenso a tener trastornos mentales que los niños no expuestos al humo de tabaco, mientras que en niños expuestos al humo de tabaco más de una hora al día la posibilidad se triplica. Asimismo, los niños con menos de una hora de exposición diaria serían dos veces más propensos a tener TDAH que los niños no fumadores pasivos. 

Tabaquismo pasivo y enfermedades
El tabaquismo pasivo ha sido asociado recientemente a nuevas patologías además de al cáncer de pulmón o al enfisema, como por ejemplo la demencia senil. Según el informe de la OMS sobre la epidemia global de tabaquismo de 2009, el tabaco (consumido de forma directa o de forma pasiva) mata aproximadamente cinco millones de personas al año en todo el planeta: más que el SIDA, la tuberculosis y la malaria combinadas. De mantenerse la actual tendencia, el tabaco podría llegar matar en 2030 a más de ocho millones de personas al año.

Más información en medicina21: 
El fumador pasivo corre más riesgos de lo que parece 
Imprimir el artículo