Noticias

Una dieta saludable reduce la actividad inflamatoria de algunos genes del tejido adiposo

Un estudio finlandés ha descubierto que la dieta nórdica saludable reduce la expresión de genes asociados a procesos inflamatorios en tejido adiposo subcutáneo. Estos procesos están asociados con ciertas enfermedades crónicas como la artrosis. En personas con sobrepeso, la expresión de estos genes se reduce cuando pierden peso.

Dieta saludable e inflamación.

El sobrepeso se asocia con problemas del metabolismo de azúcares y lípidos así como con la arteriosclerosis. Estos pueden ser causados por la inflamación de baja intensidad resultante de la función alterada del tejido adiposo. Hasta ahora, son escasos los estudios sobre el papel de la dieta en la función de los genes del tejido adiposo y la inflamación.

Este estudio recientemente publicado es parte del estudio nórdico SYSDIET. El objetivo era determinar si la dieta saludable nórdica afecta la expresión de genes en tejido adiposo sin pérdida de peso. Los participantes en el estudio fueron hombres y mujeres de mediana edad con al menos dos características del síndrome metabólico, como por ejemplo hipertensión, niveles elevados de azúcar en sangre, niveles de lípidos anormales o ligero sobrepeso. Durante un período de 18 a 24 semanas, la mitad de los participantes en el estudio siguieron una dieta saludable compuesta de productos integrales, verduras, fruta, productos bajos en grasa, aceite de colza y tres raciones de pescado por semana. Se pidió a los participantes que mantuvieran su peso corporal estable durante el estudio. Se tomaron muestras de tejido adiposo antes y después del estudio, realizándose un análisis transcriptómico con el fin de estudiar la expresión de los genes. 

Se observaron diferencias en la función de 128 genes diferentes del tejido adiposo del grupo de control y del grupo que tomaba la dieta saludable. En el grupo de dieta saludable, la expresión de varios genes asociados a inflamación fue más baja que en el grupo de control. Según los investigadores del estudio, el hecho de que la dieta pueda emplearse para afectar la función de los genes asociados a la inflamación sin pérdida de peso es un dato significativo. El estudio arroja nueva luz sobre la importancia de la dieta para reducir la inflamación de bajo grado, que se asocia con diversas enfermedades crónicas como por ejemplo la artrosis.
Imprimir el artículo