Enfermedades

Etapas del embarazo: qué es normal y qué no lo es

Las cuarenta semanas que debe durar un embarazo de curso normal se acostumbran a distribuir en tres trimestres.

A continuación se describen, paso a paso aquellos cambios más notables que tienen lugar en cada uno de estos periodos.


PRIMER TRIMESTRE

Es frecuente notar, coincidiendo con el retraso menstrual, que las mamas aumentan de volumen, la sensibilidad de los pezones se acentúa y se vuelven más oscuros.

Aumenta también la necesidad de orinar.

Pueden aparecer náuseas y aversión a determinados alimentos y olores.

Las encías sangran con facilidad.

La mujer nota cansancio y más sueño de lo habitual.

Todas estas son reacciones normales del organismo a la nueva situación.

Se aconseja iniciar los controles obstétricos a partir de las 2-3 semanas de retraso menstrual.

Se confirma el curso normal de la incipiente gestación mediante la exploración ecográfica y se solicita una analítica completa de sangre y orina.

A partir de entonces se inician controles mensuales si no surgen problemas.


Motivos de alarma para avisar al médico:

-Pérdidas de sangre por los genitales

- Vómitos persistentes que no ceden con medidas dietéticas

- Erupciones de la piel

- Fiebre de 38º C o más


SEGUNDO TRIMESTRE

Las náuseas suelen desaparecer, aunque pueden aparecer otros síntomas digestivos: ardor de estómago, digestiones enlentecidas, estreñimiento, etc.

El cansancio disminuye por lo que la gestante se sentirá en mejor forma física.

Poco a poco, la cintura se ensancha y el vientre empieza a aumentar de volumen.

Entre el cuarto y quinto mes de embarazo se comienzan a notar los primeros movimientos del feto.

El pezón y la areola mamaria se oscurecen y puede aparecer una línea oscura que va desde el pubis hasta el ombligo. Las mamas que se están preparando para la lactancia, pueden segregar a veces una sustancia amarilla que se denomina calostro.

Al final de este segundo trimestre se incrementan los movimientos fetales y se pueden palpar diversas zonas del feto que harán prominencia en el abdomen de la embarazada. También se pueden notar contracciones más intensas y frecuentes, pero siempre son esporádicas e irregulares.

Las varices son muy frecuentes y aparecen, sobretodo, en las piernas y la vulva. La causa principal es la presión del útero que dificulta la circulación del retorno venoso aunque también se observa una predisposición familiar.

Los controles médicos siguen siendo mensuales. Durante este segundo trimestre se realizan las pruebas de diagnóstico prenatal oportunas (triple screening o amniocentesis y ecografía morfológica). Se lleva a cabo también una segunda analítica general.


Motivos de alarma para avisar al médico:

- Pérdidas de sangre por la vagina

- Pérdidas de líquido por la vagina

- Edemas (hinchazón con retención de líquido) de tobillos, manos y cara

- Ausencia de percepción de movimientos fetales

- Dolor abdominal regular y rítmico

- Molestias urinarias

- Fiebre


TERCER TRIMESTRE

El crecimiento uterino es tan marcado que se produce la compresión sobre la vejiga por lo que la urgencia para orinar es cada día más marcada. La compresión que se produce también sobre el recto puede agravar el estreñimiento, las hemorroides y las varices.

En las últimas semanas la mujer gestante puede notar que el abdomen baja un poco y que le es más fácil repirar, pero posiblemente aumentaran las molestias a nivel inguinal y lumbosacro (parte baja de la espalda). Esto es debido a que el feto se va introduciendo en las pelvis.

Si la evolución de la gestación ha sido favorable, a partir de las 37 semanas se empiezan con los controles más frecuentes, se vigila especialmente la tensión arterial y se hacen controles de bienestar fetal (análisis del estado del feto).


Motivos de alarma para avisar al médico:

- Pérdida de sangre o líquido por la vagina

- Ausencia de percepción de movimientos fetales

- Aumento de peso excesivo

- Dolor de cabeza intenso con trastornos de visión

- Dificultad respiratoria de aparición brusca

- Dolor abdominal regular y rítmico

- Fiebre

Imprimir el artículo