Enfermedades

Los niños a dormir boca arriba

Los recién nacidos más pequeños, que son los que tienen mayor riesgo de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), también son los que con más frecuencia se ponen a dormir boca abajo, lo cual aumenta el riesgo de SMSL

Una encuesta sobre 907 mujeres que tuvieron un recién nacido de bajo peso en Massachussets o Ohio, EEUU, entre 1995 y 1998, mostró que la tasa global de niños que eran puestos a dormir boca abajo un mes después del alta hospitalaria, se redujo desde un 20% al principio del estudio, hasta un 11% al final. “Estas son buenas noticias”, afirmó el Dr. Louis Vernacchio, director del estudio publicado en el número de marzo de la revista Pediatrics, “ ya que los recién nacidos de peso muy bajo al nacer suelen ser puestos a dormir boca abajo con más frecuencia que los recién nacidos de más peso”. También aumentó el número de madres que ponían a dormir a sus hijos de costado, que no es una posición tan recomendable como boca arriba, pero sí más recomendable que boca abajo, ya que los niños pueden rodar hacia su estómago y acabar durmiendo boca abajo.

En este estudio, los investigadores de la Universidad de Boston, incluyeron solamente niños que al nacer pesaron menos de 2,5 kg. Los que pesaron menos de 1,5 kg se clasificaron como de muy bajo peso al nacer. Y precisamente los de este grupo eran puestos a dormir boca abajo con más frecuencia (26%) que los del otro grupo (14%). Los recién nacidos de muy bajo peso al nacer tienen el mayor riesgo de SMSL, tres o cuatro veces más que los recién nacidos sanos.

Al ser preguntadas por qué ponían a dormir a sus hijos boca abajo, el 32% de las madres de los recién nacidos de muy bajo peso al nacer, respondieron que era por las preferencias de su hijo, el 29% porque se lo había recomendado así su médico o la comadrona y el 11% porque seguían las prácticas de la nursery del hospital.

La Academia Americana de Pediatría recomienda poner a dormir a los niños boca arriba desde 1992, aunque parece que esta recomendación no ha llegado a calar entre los profesionales de la salud que tratan a los niños prematuros en las unidades de cuidados intensivos neonatales. Y algunos médicos que tratan niños prematuros con problemas respiratorios o de reflujo siguen pensando que dormir boca abajo es más recomendable, cuando no hay evidencia médica alguna que confirme que esta postura es más beneficiosa ante la presencia de aquellos problemas.

“Para todos los niños, tanto prematuros como normales”, concluye el Dr. Vernacchio, dormir boca arriba es la mejor postura”.

FUENTE: Pediatrics 2003;111:633-640

Imprimir el artículo