Enfermedades

Aspirina previene el primer infarto de miocardio

Cada vez más médicos recomiendan el tratamiento con Aspirina para la prevención del primer infarto de miocardio en los pacientes con riesgo

En la última reunión de la AmericanHeartAssociation (AHA) se ha presentado un análisis de los cinco estudios que han evaluado el empleo de Aspirina para prevenir los ataques cardíacos. Este análisis demuestra que Aspirina reduce el riesgo de un primer infarto en un 32%. El ácido acetilsalicílico, el principio activo de Aspirina ya está autorizado por las autoridades sanitarias de España como tratamiento preventivo de un segundo infarto para los que han sobrevivido al primero.

“Estos datos, junto con el hecho de que Aspirina reduce en un 23% el riesgo de morir durante un ataque cardíaco y el de proteger frente a la aparición de un segundo infarto en los que han sobrevivido al primero, demuestran que el empleo más generalizado de Aspirina, tanto para la prevención primaria (del primer infarto) como secundaria (del infartos sucesivos) de los ataques cardíacos, reduciría muchas muertes prematuras y muchos ataques cardíacos” afirma el Dr. Charles Hennekens, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami, y autor de este análisis.

Por este motivo, el laboratorio farmacéutico Bayer ha presentado ante la FDA (Foodand Drug Administration) de los EEUU, el equivalente norteamericano de la Agencia Europea o Española del Medicamento, una petición para actualizar los prospectos de Aspirina autorizando su uso en la prevención primaria de las complicaciones cardiovasculares.

Se estima que en nuestro país puede haber hasta 9 millones de personas con riesgo de enfermedad cardiovascular y unas 100.000 padecen un ataque cardíaco cada año. Todos estos datos en conjunto hacen que el beneficio de la terapia con Aspirina para la prevención del primer infarto de miocardio en los pacientes con riesgo de padecerlo sea incuestionable. La información a los médicos y la educación a los pacientes al respecto del empleo de Aspirina para la prevención de los ataques cardíacos es, por tanto, fundamental para aumentar la supervivencia y mejorar la calidad de vida de las personas con factores de riesgo cardiovasculares.

Imprimir el artículo