Enfermedades

Fluvastatina reduce el riesgo de sufrir un evento cardiaco en pacientes sometidos a una intervención coronaria

El tratamiento con fluvastatina, un hipolipemiante, iniciado inmediatamente después de practicar una primera angioplastia redujo en un 22% el riesgo de un segundo acontecimiento cardíaco grave, incluso en pacientes con una concentración normal de colesterol

El tratamiento con fluvastatina (Lescol®), un hipolipemiante, iniciado  inmediatamente después de practicar una primera angioplastia (una intervención cardiaca para dilatar las arterias obstruidas), redujo significativamente, en un 22%, el riesgo de un segundo acontecimiento cardíaco grave incluso en pacientes con una concentración normal de colesterol, según los resultados publicados de este importante estudio clínico publicado en la  edición del 26 de junio de la revista JournaloftheAmerican Medical Association (JAMA). El estudio LIPS (Lescol® InterventionPreventionStudy), que ha sido el primer estudio prospectivo realizado con una estatina en este contexto, puede tener implicaciones importantes para los 1,8 millones de pacientes a los que cada año se practica una angioplastia.


”El estudio LIPS nos proporciona la base científica para modificar la forma en que tratamos a los pacientes sometidos a intervención  coronaria percutánea (ICP),  como angioplastia u otros métodos intervencionistas similares"  ha comentado el investigador principal Dr. Patrick  Serruys,  del University Hospital de Rotterdam (Holanda). "El estudio apoya el tratamiento precoz con fluvastatina después de una primera ICP, independientemente de la concentración de colesterol, para ayudar a  evitar acontecimientos cardíacos mortales y no mortales como infarto de miocardio y reintervención coronaria".


El estudio LIPS ha demostrado que se evita un evento cardiaco adverso mayor en 1 de cada 19 pacientes tratados con fluvastatina durante un periodo de cuatro años. En la población del estudio, la concentración media de colesterol-LDL era de 132 mg/dl, al inicio del mismo. Es decir, en la mitad de los pacientes, la concentración inicial de colesterol estaba dentro de valores  normales. La reducción del riesgo después del tratamiento con fluvastatina fue similar, independientemente de la concentración inicial de colesterol.  Por ello, los autores concluyeron que el tratamiento con estatinas después de una ICP se debería basar en una valoración global del riesgo del paciente y no sólo en la concentración inicial de colesterol.


El estudio LIPS es el primer ensayo prospectivo, aleatorizado y controlado con placebo para evaluar los efectos de una estatina, concretamente fluvastatina, exclusivamente en pacientes en los que se ha practicado una primera ICP exitosa. Estos pacientes representan una población con cardiopatía coronaria en fase inicial, que tienen alto riesgo de un segundo acontecimiento adverso cardíaco importante. Aunque el 90% de los 1,8 millones de pacientes sometidos a ICP experimentan mejoría inmediata del dolor torácico (angina de pecho), el 66% de los pacientes fallece o sufre un acontecimiento cardíaco en el plazo de 10 años después de la intervención.


El estudio LIPS se realizó con 1.677 pacientes reclutados en 57 centros de 10 países (Europa, Canadá y Brasil) durante un periodo de cuatro años. El estudio evaluó el tiempo hasta el primer acontecimiento adverso cardíaco  mayor, después de una primera ICP. Se consideró acontecimiento adverso cardíaco mayor: muerte por causa cardíaca, infarto de miocardio no fatal, derivación (bypass) de arteria coronaria o reintervención coronaria percutánea. Los pacientes se distribuyeron aleatoriamente para recibir 80 mg/día de fluvastatina (40 mg dos veces al día) o placebo, antes del alta hospitalaria después de primera ICP.


El estudio demostró que fluvastatina redujo significativamente, en un 22%, el riesgo de eventos cardíacos adversos mayores en comparación con placebo. Además, en algunos pacientes de alto riesgo, los efectos beneficiosos de fluvastatina fueron incluso mayores. Los pacientes diabéticos experimentaron una reducción del 47% del riesgo de un acontecimiento cardíaco grave. El estudio también observó que los pacientes de alto riesgo con enfermedad multivaso, experimentaron una reducción del 34% del riesgo de un acontecimiento cardíaco importante. Los pacientes con o sin endoprótesis vascular (stent),  experimentaron efectos beneficiosos similares cuando siguieron tratamiento con fluvastatina. De los pacientes tratados con fluvastatina, los que presentaban angina inestable experimentaron una mayor reducción del riesgo que los que tenían angina estable (28% y 20% respectivamente). La concentración de colesterol-LDL se redujo significativamente con fluvastatina a valores medios por debajo de 100 mg/dl (2,6 mmol/l) durante todo el estudio.


Los resultados del estudio también han subrayado el excelente perfil de seguridad de fluvastatina: no se observaron aumentos significativos de la creatinafosfocinasa (CPK) superiores a 10 veces el límite superior de normalidad, durante los tres a cuatro años de seguimiento. Los valores elevados de CPK  son indicativos de destrucción muscular y constituyen un potencial efecto secundario del tratamiento con estatinas. Fuente: JAMA 2002;287:3215-3222

Imprimir el artículo