Enfermedades

Las molestas hemorroides

Las hemorroides son dilataciones vasculares que se localizan en las venas que están situadas en la parte inferior del intestino grueso o en el ano

Las hemorroides son dilataciones vasculares que se localizan en las venas que están situadas en la parte inferior del intestino grueso o en el ano. Producen una deficiente circulación de la sangre en esta zona, dando lugar a abultamientos o nódulos. Esta alteración afecta a un 40-60% de la población mayor de 40 años, especialmente a las mujeres. En niños es una patología poco frecuente.

Clasificación de las hemorroides

Existen diferentes tipos de hemorroides según su localización. Pueden ser internas, externas y mixtas.

-          Internas: su origen se encuentra en la parte superior del canal anal (anillo anorrectal, que conecta el recto con el exterior) y se recubren de mucosa. Son ramificaciones terminales y dilatadas de las venas rectales superiores y medias.

-          Externas: son ramificaciones terminales y dilatadas de las venas rectales inferiores. Pueden externalizarse únicamente en el momento de la defecación o permanecer siempre fuera.

-          Mixtas: son aquellas que se presentan al mismo tiempo interna y externamente.

Causas

Debido a la realización de esfuerzos físicos y al aumento de la presión intraabdominal, las venas hemorroidales (situadas al final de la cadena venosa) padecen alteraciones: se dilatan temporalmente y pierden elasticidad. Las principales causas que producen hemorroides son:

-          Carencias en la alimentación: bajo consumo de fibra (contenida principalmente en frutas y vegetales), disminución en la ingesta de líquidos y reducción del consumo de alimentos.

-          Estreñimiento crónico: implica un esfuerzo excesivo en el momento de la defecación.

-          Otras enfermedades asociadas:  enfermedades sistémicas (hipertensión, insuficiencia cardíaca), alteraciones endocrinas producidas por ejemplo por los ciclos menstruales, diarrea (puede dar lugar a una irritación del canal anal), infecciones anales y lesiones pélvicas (genitales, de la próstata...).

-          Aumento de la presión intraabdominal producida por tos, estornudos o vómitos; por el embarazo, la obesidad...

-          Prácticas homosexuales.

-          Determinados deportes: ciclismo, equitación...

-          Profesiones donde es preciso permanecer mucho tiempo sentado: administrativos, conductores...

-          Predisposición genética a padecer hemorroides.

-          Edad avanzada

Síntomas

Los principales síntomas que producen las hemorroides son: inicialmente picor en la zona perianal, la irritación producida por el constante roce de la ropa o por el rascado, dolor (no siempre presente, aparece cuando las hemorroides se encuentran ulceradas o trombosadas) e inflamación de las hemorroides tanto externas como internas (con pérdida de sangre roja después de la defecación).

Es una patología crónica, que se caracteriza por la aparición de episodios agudos durante los cuales estos síntomas se agudizarán.

En individuos que presentan hemorroides internas, pueden producirse secreciones mucosas y sensación de evacuación incompleta. En las externas, el paciente suele tener serios problemas a la hora de realizar la higiene de la zona en cuestión.

Desde farmacia 21 queremos recordar que ante la duda de que un paciente sufra una alteración hemorroidal, siempre deberá acudir al médico para que diagnostique la enfermedad y descarte otras patologías.

Imprimir el artículo