Articulos

La reanimación cardiopulmonar

Saber realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) puede aumentar las probabilidades de supervivencia y de evitar los daños cerebrales causados por la falta de oxígeno en el cerebro de una persona que ha sufrido un accidente y deja de respirar

Es una situación en la que nadie quisiera encontrarse, pero si alguien cercano a usted de repente, por cualquier accidente deja de respirar y no tiene pulso, ¿sabe lo que hay que hacer? ¿Sabría ayudarle a recuperar la respiración y el pulso hasta que llegue algún profesional sanitario?

Saber realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) puede aumentar las probabilidades de supervivencia de una persona y evitar los daños cerebrales causados por la falta de oxígeno en el cerebro. Una persona puede necesitar la reanimación cardiopulmonar durante o después de un ataque cardíaco, ictus, hemorragia sanguínea abundante, intoxicación por monóxido de carbono, asi como en accidentes por electrocución, asfixia o ahogamiento.

"Intente practicar la reanimación cardiopulmonar
sólo si está formado al respecto"


A pesar de la evidencia de que la reanimación cardiopulonar salva vidas, la mayoría de las personas no la sabe realizar. Practicamente todo el mundo debería saber lo que hay que hacer. Para ello uno puede inscribirse en los cursos destinados a tal conocimiento que se organizan por numerosas organizaciones sanitarias, por ejemplo la Cruz Roja.


Hay que saber:

Reconocer los signos y síntomas de una emergencia respiratoria
Saber tratar a una persona que deja de respirar o que se ahoga
Practicar la reanimación cardiopulmonar a una persona que no tiene pulso

 
"Saber realizar la reanimación cardiopulmonar puede aumentar
las probabilidades de supervivencia de una persona"



Cuándo iniciar la reanimación cardiopulmonar

Cuando la persona que no responde muestra pocos movimientos respiratorios o no respira en absoluto
Cuando no tiene pulso en el cuello o en la muñeca ni latidos del corazón en el pecho


En caso de emergencia

Llame siempre al número de emergencia de su localidad (112, etc.) si ve a alguien que pierde la consciencia o deja de respirar.
Intente practicar la reanimación cardiopulmonar sólo si está formado al respecto.


Técnica de la reanimación cardiopulmonar

Respiración


Debe realizarse cuando se ha detectado ausencia de respiración

1-     Abrir la vía aérea: Maniobra de frente-mentón. Esta maniobra permite desplazar la base de la lengua y en ocasiones es suficiente para que se reanude la respiración, además permite observar el interior de la boca y comprobar que no existen objetos o cuerpos extraños que sean la causa de la falta de respiración.

La técnica es la siguiente:

Se colocan los dedos índice y mediano de una mano bajo la barbilla de la víctima y se tracciona hacia arriba
Simultáneamente se apoya la otra mano sobre la frente de la víctima y se mantiene hacia abajo.
Se debe evitar que esta maniobra movilice el eje cuello-cabeza para evitar lesiones de la columna vertebral


2-     Una vez abierta la vía aérea  y si no se ha reanudado la respiración espontáneamente se procede a realizar el boca a boca.

La técnica es la siguiente:

Se tapa la nariz de la víctima con los dedos índice y pulgar de la mano que tenemos apoyada en la frente
Se coge aire por la boca
Se coloca la boca propia sobre la de la víctima sin dejar puntos de salida
Se le insufla nuestro aire durante 1 o 2 segundos y se comprueba que el pecho del paciente se mueve al realizar esta maniobra
Se repite el mismo proceso cada 4 o 5 segundos para obtener un total de 12 a 15 insuflaciones por minuto
Si la víctima presenta lesiones en la boca se realiza la misma técnica pero de boca a nariz.
En los niños menores de 2 años se realiza la misma maniobra pero la boca del reanimador debe incluir la boca y la nariz del niño.


Masaje cardíaco

Se coloca a la víctima boca arriba en una superficie lisa
Con los dedos índice y medio se localiza el punto donde las últimas costillas se unen al esternón
Se colocan las manos a unos 2 centímetros por encima de este punto, una encima de la otra y apoyando sólo el talón de la mano, con los dedos levantados
Se inicia la compresión apoyando el peso del cuerpo con los brazos verticales intentando que el esternón descienda entre 3 y 5 centímetros y luego se descomprime
Se realizan 30 compresiones / descompresiones alternando con dos insuflaciones (30 : 2), y se repite el ciclo 4 veces, luego se comprueba si se ha reanudado el pulso. En caso contrario se continuara con los ciclos y cada 5 minutos se comprobará la aparición de pulso

 

Imprimir el artículo