Articulos

La fibrilación auricular

La fibrilación auricular es un trastorno que se caracteriza por un ritmo cardiaco irregular y anormal.

Frecuentemente, los latidos del corazón son tan rápidos que no da suficiente tiempo a que los ventrículos se llenen normalmente de sangre y por consiguiente, el corazón no bombea la suficiente sangre que requiere el organismo.

Causas

Diferentes enfermedades pueden cursar con fibrilación auricular. Entre ellas se encuentra:

- Insuficiencia cardiaca congestiva
- Problemas de las arterias coronarias del corazón
- Trastornos de las válvulas del corazón
- Hipertiroidismo

El consumo excesivo de alcohol y la toma de ciertos medicamentos también pueden ser causa de fibrilación auricular.

Síntomas

Dado que la fibrilación auricular puede iniciarse y detenerse súbitamente, no siempre el paciente se percata de que la padece.

La fibrilación auricular puede manifestarse por la aparición de los siguientes síntomas:

- Palpitaciones (la persona tiene la sensación de percibir sus latidos cardiacos)
- Confusión, mareo o pérdida del conocimiento
- Fatiga

Diagnóstico

Durante la exploración de un paciente con fibrilación auricular, el médico puede ausculatr un latido cardiaco rápido y hallar que el pulso es también rápido e irregular. La presión arterial puede ser normal o baja.

El médico procederá a la práctica de un electrocardiograma para registrar la actividad eléctrica del corazón. Dado que la fibrilación auricular puede no aparecer de forma constante, es posible que el médico indique la necesidad de aplicar un monitor que registra el ritmo cardiaco durante 24 horas seguidas (monitor Holter).

Tratamiento

La fibrilación auricular se puede tratar con medicamentos que disminuyen los latidos cardiacos irregulares o con fármacos que evitan la reaparición de la fibrilación auricular. En casos concretos en que la medicación no es suficiente para controlar los síntomas o existen otras complicaciones, puede ser necesario la aplicación de un tratamiento denominado ablación por radiofrecuencia que elimina ciertas zonas del corazón responsables del ritmo alterado.

Dado que la fibrilación auricular favorece la formación de coágulos en el corazón que pueden desplazarse hasta el cerebro y provocar un ictus, las personas con fibrilación auricular pueden ser tratadas también con fármacos anticoagulantes como medida de prevención.

Para más información: www.anticoagulante.es

Fuentes:

Fundación Española del Corazón

Imprimir el artículo