Articulos

Qué es la enfermedad de Kawasaki

La enfermedad de Kawasaki es una enfermedad infantil, también conocida como síndrome de Kawasaki o síndrome mucocutáneo glandular. Esta enfermedad junto con la fiebre reumática aguda son las dos principales causas de cardiopatía adquirida infantil en los países occidentales

Se estima que alrededor del 80% de los pacientes con enfermedad de Kawasaki tienen menos de 5 años de edad. Los niños de más de 8 años raramente se ven afectados. Esta enfermedad es más frecuente en los niños (63%) y en los de origen asiático, aunque puede ocurrir en cualquier grupo étnico. En los EEUU se diagnostican más de 2.500 casos anuales. La tasa de mortalidad de la enfermedad de Kawasaki es inferior al 1%.

Síntomas de la enfermedad de Kawasaki

Los síntomas más habituales son los siguientes:

- Fiebre
- Erupción cutánea
- Hinchazón de manos y pies
- Irritación y enrojecimiento de la conjuntiva del ojo
- Hinchazón de los ganglios del cuello
- Irritación e inflamación de la boca, los labios y la garganta

No se sabe aun cual es su causa, pero no es contagiosa ni hereditaria. Las investigaciones más recientes afirman que es muy probable que esté causada por un agente infeccioso como un virus. Sin embargo es muy raro que haya más de un niño afectado en la misma familia. Menos del 2% de los niños afectados tendrán un nuevo episodio de enfermedad de Kawasaki

Hasta en el 20% de los niños con enfermedad de Kawasaki se afectará el corazón, incluidas las arterias coronarias y el propio músculo cardiaco.

¿Cómo se afecta el corazón en la enfermedad de Kawasaki?

Con frecuencia se afectan las arterias coronarias. Una parte de la arteria coronaria se debilita y se forma un aneurisma, como un saco en forma de globo o balón hacia el exterior de la arteria. En ocasiones se forma un coágulo sanguíneo sobre esta área debilitada que acaba bloqueando la arteria y produciendo un ataque cardiaco, un infarto agudo de miocardio. El aneurisma también puede reventar, pero es muy raro.

Otros cambios son la inflamación del músculo cardiaco (o miocarditis), o de la membrana que envuelve y protege al corazón (el pericardio, produciéndose pericarditis). También puede haber arritmias (una alteración del ritmo cardiaco) o un mal funcionamiento de alguna de las válvulas del corazón (valvulopatía).

Habitualmente, todas las complicaciones cardiacas acaban resolviéndose en 5 o 6 semanas y no queda ninguna lesión residual. Sin embargo, en ocasiones puede persistir cierta lesión de las arterias coronarias.

Las arritmias y la lesión del músculo cardiaca pueden detectarse mediante el electrocardiograma (ECG). El ecocardiograma (EcoCG) se emplea para explorar el posible daño al corazón o a las arterias coronarias.

Tratamiento de la enfermedad de Kawasaki

Aun cuando la causa de la enfermedad de Kawasaki es desconocida, se sabe que algunos tratamientos son de cierta utilidad. Con frecuencia se emplea Aspirina para reducir la fiebre, la erupción cutánea, la inflamación de las articulaciones y el dolor, así como para ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos. La gammaglobulina intravenosa puede reducir el riesgo de desarrollo de alteraciones en las arterias coronarias si se administra de forma temprana durante el curso de la enfermedad.

Imprimir el artículo